Memorias USB en lugar de bolígrafos o encendedores

Memorias USB en lugar de bolígrafos o encendedores

Una de sus primeras elecciones en regalos publicitarios son las memorias USB, los pendrives.

Hasta hace muy pocos años, los artículos promocionales personalizados más utilizados como regalos publicitarios por las empresas eran los encendedores y los bolígrafos. Todo tipo de empresas, grandes y pequeñas, encargaban bolígrafos o mecheros con su logotipo impreso. Sin embargo, desde que se ha prohibido fumar en los espacios públicos, los artículos para fumadores han dejado de ser un buen regalo, y desde que utilizamos el móvil para casi todo, parece que tampoco necesitamos bolígrafos.

Pero si hablamos de artículos publicitarios personalizados tenemos que mencionar obligatoriamente las memorias USB que han venido a ocupar el hueco que habían dejado bolígrafos y mecheros. Actualmente, cuando una empresa quiere dar a conocer su negocio con artículos de merchandising, una de sus primeras elecciones son precisamente las memorias USB, los pendrives.

Los pendrives llegaron al mercado en los primeros años de este siglo  y aquellos primeros modelos tenían una capacidad de almacenamiento de datos de un máximo de 64 MB, o lo que es lo mismo, diez veces más de lo que se podía guardar en un diskette. Pero en poco tiempo, los pendrives han ido aumentando su capacidad al mismo tiempo que han reducido su tamaño, de modo que ahora es muy fácil encontrar memorias USB de 32  o 64 GB o, incluso, mayores.

Una de las ventajas de utilizar memorias USB serigrafiadas como regalo promocional es que puede aprovecharse también el almacenamiento interior para incluir dosieres de la empresa, información corporativa o la documentación para entregar a los asistentes a un congreso sin que les ocupe demasiado espacio.

Poca gente puede haber que dude que las memorias USB personalizadas con el nombre de la empresa van a seguir siendo el regalo publicitario más frecuente de los próximos años.